Uncategorized

Urbasa bosque encantado

Estos troncos sirven de base y alimento para una gran variedad de hongos de diferentes formas, texturas y colores. Y metros después de la alambrada y unos 70 de desnivel positivo llegamos al Paso de Altsasu. Desde allí tenemos una magnífica vista del pueblo de Altsasu , y el sendero que baja hasta él.

Fotohiking

Nosotros seguimos hacia la derecha. De hecho ahora sopla con fuerza, y con la alta humedad y lo acalorados que estamos de subir por el bosque, la sensación de frío es bastante acusada. Empezamos a caminar por la crestera del Tontorraundi sin dejar de parar de vez en cuanto a disfrutar de las vistas. Desde allí y hacia la izquierda vemos el País Vasco , con el Aitzandia 1. Y divisamos la cruz del Bargagain , a 1. El sendero sube por la roca hasta la cruz, con unas vistas de vértigo. Solo hay que seguir las marcas en blanco y amarillo.

Las nubes bajas que se acumulan sobre Urbasa no dejan ver muy lejos. Avanzamos por intuición hasta llegar a un collado por el que vemos un sendero que viene del otro lado de la roca. Nos acercamos a ese camino y comprobamos que es el que viene de la Cruz de Bargagain. Vamos bien. A partir de aquí seguimos por ese camino hacia la derecha.

De hecho yo resbalé una vez. Tras caminar unos metros por este delicado tramo vemos un paso entre las rocas arriba a la derecha.

Bienvenidos a nuestros paseos-

El sendero sigue recto pero nosotros subimos hacia ese paso. Sin darnos cuenta hemos llegado al Bosque Encantado de Urbasa. Volvemos a la entrada al Bosque Encantado de Urbasa y empezamos a bajar hacia la derecha. No hay sendero marcado, así que vamos bajando por intuición.

DE SANTA MARINA AL BOSQUE ENCANTADO DE URBASA

Caminamos como podemos entre las rocas y los troncos caídos. Pasamos por entre grandes bloques de roca, algunos con huecos en su interior a través de los cuales vemos lo que hay al ottro lado. El frío y la soledad del lugar causa estremecimientos. Y menos mal que hoy no hay niebla. Volvemos a pasar entre unas rocas enormes.

Un mundo mágico escondido en el bosque

Algunas tienen pequeñas cuevas que pueden servir de madriguera para animales. El musgo se ve particularmente bonito cuando lo miramos casi a contraluz , de manera que la luz del sol hace brillar los contornos de las rocas y los troncos cubiertos por el musgo. Por eso recomiendo seguir el track con el GPS , del mismo modo que yo seguí uno para hacer este recorrido. No recuerdo haberla visto cuando he pasado por delante, pero es la magia del lugar, que las cosas cambian de forma a medida que te mueves.

Pasamos al lado de una roca que se aguanta en el aire, casi levitando , entre otras dos rocas. Una roca esférica parece estar a punto de caer desde lo alto de otra roca. Le llaman La Bola , y aunque lleve siglos ahí sin moverse, yo no me atrevo a pasar por debajo. Seguimos avanzando por el bosque.

Paseos de Ikandu.: Bosque encantado de Urbasa.

Todo lo que nos rodea parece lo mismo pero es diferente. Enviar comentarios Atom. Punto de partida desde el Centro de Interpretación. Es temprano y las nieblas matinales cubren el bosque. Traviesas que nos recuerdan a las vagonetas que transitaban por estos lares. Extraían la madera de este bosque para la construcción de las vías del ferrocarril.

Por el terreno y por la erosión, en esta zona abundan las cuevas y simas. En esta foto vemos como un murete rodea a un haya. Detalle de la entrada a la sima. Los robles de esta zona son los denominados Robles Pubescenses o "Quercus Humilis". Justo antes de que broten las nuevas hojas. En esta zona era habitual la construcción de carboneras. Como homenaje a aquellos sufridos carboneros sirva esta fotografía.

Nos adentramos en el bosque de hayas. Nos incorporamos al tramo para discapacitados. Nos encontramos alguna mole rocosa que nos sirve de marco para esta foto. Nos introducimos en el bosque El paseo es muy gratificante, caminando por hierba rodeados de bosque o inmersos bajo esta extensa bóveda de ramas y hojas. Seguimos la senda dibujada en el suelo. Caminamos rodeados de bosque.

Bosque encantado de Urbasa

Tras atravesar dos claros de bosque, llegamos a un punto importante. Pero tomaremos de referencia un poste indicativo con una flecha que se interna en el bosque en ascensión, la ignoraremos y continuaremos por una senda que asciende por la derecha. Dejamos el camino señalizado en este punto..


  • sumisa en madrid?
  • Coleccionando excursiones y fotografías.
  • VISITAS A ESTE BLOG.

Veremos en un alto a unos doscientos metros unas rocas. Nos dirigimos hacia allí y empezaremos a ver algunas figuras llamativas.